Contrata Liberty ahora

Juan Antonio Ocarranza

“En una sociedad desarrollada hace falta seguridad y tranquilidad. Ese es el papel del seguro. El del mediador es asesorar al Cliente, evaluar un riesgo y poder recomendarle exactamente lo que necesita”. Así define Juan Antonio Ocarranza el trabajo al que lleva dedicado desde que en 1981 entrase en Mapfre “donde me vi beneficiado por el tamaño y donde encontré una buena proyección y recorrido en este negocio”. Hasta que se puso por su cuenta como corredor. “Llevo trabajando con Liberty unos 10 años y en ella he encontrado una calidad en el servicio, y un trato al mediador que es lo que la distinguen de las demás. En Liberty a los mediadores nos consideran importantes, nuestras opiniones son tenidas en cuenta. Los productos son buenos, la gestión de los Directores Comerciales de Zona también…”, analiza Juan Antonio, quien además piensa que “Liberty tiene todo lo necesario para que, si por las dos partes existe una correspondencia de pareceres, es decir, ambas tenemos unos objetivos comunes, se establezca una relación de calidad. Otras quizá tengan algunos productos mejores e incluso mejores herramientas informáticas… pero yo es que tratar con una máquina no lo acepto. Yo quiero calidad y hablar con personas”.

Porque en ese trato personal está el futuro de la mediación, como él mismo reconoce, “el corredor no debe perder su filosofía, el trato con su cliente, el conocimiento de su cartera, y a partir de ahí el corredor puede tener futuro si se asocia o agrupa o si se especializa en un determinado producto”. Porque por muy mal que pueda estar la situación o por muy complicada que esté la economía Juan Antonio sabe que tanto a sus clientes como a cualquier persona el seguro es algo que no le debe faltar: “yo siempre le digo a mis clientes, imagínate que hay un incendio en tu casa o en tu negocio, simplemente imagínatelo, ¿sabrías qué necesitarías para poder rehacer tu vida, para seguir adelante…? Eso es lo que aporta un mediador y un seguro, te permite seguir, y te dice cómo hacerlo”.

Seguir es, quizá, lo más complicado para los negocios familiares, para los autónomos que ven cómo la fidelidad del cliente está decreciendo, cómo otros actores, bancaseguros o internet, avanzan terreno. “No podemos lamentarnos. Lo primero que hay que hacer es un análisis DAFO, es decir, ver cuáles son las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de tu negocio y a partir de ahí intentar crecer, de la mano de las aseguradoras que te van a ayudar y en las que te puedes apoyar, y también de tus iguales”. Porque, nos explica Juan Antonio, “si las empresas pequeñas nos agrupamos multiplicaremos nuestras capacidades y si creamos una asociación lograremos más fuerza y más oportunidades que revertirán en todos los mediadores asociados y, también en sus carteras. Nosotros ya lo estamos haciendo con una asociación denominada Grupo HIB, en la que estamos más de 29 corredurías y que aspiramos a alcanzar este año las 100. Nuestro modelo, nuestro futuro, será algo similar a una cooperativa, en la que todos aportemos y todos salgamos ganando, como es el seguro”.

Antonio Muñoz de Advans Brokers, grupo Mediavanz

“El mundo del seguro es una profesión muy bonita y estar enamorado de ella hace que cualquier momento de crisis como la que estamos padeciendo la podamos afrontar con mejores previsiones de futuro”. Así es como ve Antonio Muñoz, de Advans Brokers, su trabajo y su futuro. “Uno tiene que sentirse bien con el trabajo que realiza y con la labor que desempeña”, añade.

Y lo demuestra cuando habla de por qué trabaja en el mundo asegurador: “Mis inicios, allá por el año 1978, como empleado de un delegado de Aurora Polar en el departamento de siniestros me permitió saber valorar el verdadero concepto del seguro. ¿Cuántas familias habrán podido salir adelante gracias a una “simple” póliza?, ¿Cuántas empresas no habrán tenido que cerrar, simplemente porque sus riesgos los tenían asegurados? Mi dedicación al seguro se basa sobre todo en poder dar y buscar esas soluciones a quienes acuden a ti con un problema, con su problema, que para ellos es sin duda lo más importante. Es cuando entiendes la necesidad de nuestro sector en la Sociedad”.

Esa pasión por el sector asegurador la muestra, también cuando habla de la mediación, y de qué aporta frente a otros canales: “un corredor o un bróker aporta muchísimo en la contratación de una póliza, sobre todo si tenemos en cuenta que la relación con el cliente no acaba sino de comenzar. Nuestra labor no finaliza en la contratación, todo lo contrario. Atenciones de siniestros, regularizaciones, tramitación, renovaciones, consultas… y sobre todo independencia. Es difícil agrupar todo esto en otros canales”.

Y trabaja con Liberty por eso y porque a Liberty “la podemos considerar como una compañía cercana, dinámica y donde el trato personal es uno de sus puntos fuertes. Además, ha entendido nuestro proyecto empresarial. Advans Brokers se encuentra dentro de Servicios de Mediación Avanzada “Mediavanz”, asociación en la que venimos trabajando desde Julio de 2010”, y con quien se acaba de renovar un acuerdo de colaboración a tres años.

Considera que hoy en día “somos conscientes de que los tiempos que se nos avecinan son algo complejos y que tendremos que movernos mucho para no retroceder. Una buena praxis y una dedicación absoluta tienen que ser imprescindibles siempre y ahora de forma excepcional”. Pero su espíritu positivo le hace mirar al futuro pensando que el futuro de la mediación es “el que nosotros queramos. Si nos dejamos ir por situaciones coyunturales, si no nos preocupamos por tratar de mejorar nuestra calidad de servicio, nuestra formación y en consecuencia nuestros conocimientos el futuro será corto. Por el contrario, si cada vez estamos más convencidos de que nuestra aportación es imprescindible, de que nuestra profesión debe ser dignificada, respetada y valorada, de que debemos abordar los cambios constantes que se nos presenten (tecnología, innovación…), de una profesionalización … el futuro de la mediación será una realidad.